Manuel Ángel Candelas:
Durante un par de meses viví en la calle 72, esquina Broadway, en una casa que ya no existe. Comprábamos siempre la comida en Fairway. Gracias a tu descripción, pude recordar a la perfección aquel lugar fascinante. Aún ahora, siete años después, podría entrar y saber en qué sitio exacto se hallaban las cosas. Me extrañó, no obstante, que en ese hermoso recorrido por Nueva York no mencionases el cercano Gray’s Papaya, uno de esos míticos locales de perritos calientes, en este caso con zumo de papaya para llevar o comer allí mismo con el paisaje del intenso tráfico en sus ventanales.

Manuel Ángel Candelas:

Durante un par de meses viví en la calle 72, esquina Broadway, en una casa que ya no existe. Comprábamos siempre la comida en Fairway. Gracias a tu descripción, pude recordar a la perfección aquel lugar fascinante. Aún ahora, siete años después, podría entrar y saber en qué sitio exacto se hallaban las cosas. Me extrañó, no obstante, que en ese hermoso recorrido por Nueva York no mencionases el cercano Gray’s Papaya, uno de esos míticos locales de perritos calientes, en este caso con zumo de papaya para llevar o comer allí mismo con el paisaje del intenso tráfico en sus ventanales.

Recent comments

Blog comments powered by Disqus